7/18

La Catedral de Almería es la más curiosa que se pueda ver: Templo de Dios y a la vez una fortificación para proteger a los vecinos almerienses de las continuas tropelías de piratas del norte de África en el siglo XVI.